Diagnóstico de las Políticas Públicas de procuración de justicia para mujeres víctimas directas e indirectas de desaparición, feminicidio y otras muertes violentas en el estado de Tamaulipas

Esta experiencia va dirigida a la temática:
Género y Violencias
Justicia, Poder judicial, sistema penal y género

Como producto del proyecto del mismo nombre, que coordiné desde CICADES, AC, organización de la cual soy integrante, desarrollé este diagnóstico cuyo objetivo era identificar buenas prácticas y áreas de oportunidad de la Fiscalía General de Justicia del estado de Tamaulipas, en lo relativo a la atención de delitos de desaparición, feminicidio y otras muertes violentas de mujeres, adolescentes y niñas.

Según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE, 2015 e INEGI 2015a), Tamaulipas es el tercer estado con mayor percepción de inseguridad, sólo después del Estado de México y de Tabasco, de tal modo que Tamaulipas tiene un índice de percepción de inseguridad de 86.9%, muy por arriba del promedio nacional de 73.2%.

A estos graves problemas de inseguridad, de violencia y de delito en Tamaulipas se añade que la procuración de justicia en este estado sea extremadamente deficiente, ya que por cada 100 averiguaciones previas iniciadas, se sentencian cinco delincuentes (Zárate y López, 2016 :403); y la actual estrategia del estado en su lucha contra este ha agravado aún más esta situación, ya que ha privilegiado la respuesta militar y punitiva ante una compleja realidad cuyas causas son múltiples: sociales, culturales, económicas y políticas.

En este contexto de violencia generalizada se ha recrudecido la violencia contra las mujeres, adolescentes y niñas (VCMAN). En términos de violencia familiar, en Tamaulipas, según datos de la ENDIREH, 2016, han sido alguna vez violentadas por su condición de género el 57.8% de las mujeres. Más de la mitad. De ellas, el 34.4% la han sufrido por parte de su pareja. Los hombres que ejercen violencia lo hacen en una abrumadora mayoría (el 83%) contra sus parejas o ex-parejas.

Asimismo, con base en información consultada, publicada por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Tamaulipas es la entidad federativa en la que más mujeres y niñas desaparecen, alcanzando en 2018 la cifra de 1,274 que equivale 13.7% en relación al total nacional,. En 2020 llegó a ocupar el primer lugar a nivel nacional en desapariciones de mujeres, con una tasa de 72.8 desaparecidas por cada 100,000 mujeres.

Con base en la misma fuente oficial, fue posible corroborar que el feminicidio, la manifestación más extrema de estas violencias, ha alcanzado en Tamaulipas cifras alarmantes: la entidad ocupó en 2017 y en 2018, el quinto lugar a nivel nacional en casos de homicidios dolosos de mujeres con 148 y 145 casos respectivamente y en 2019 hubo 87 casos, lo que llevó a la entidad a ocupar el décimo lugar nacional. A pesar de haber sido de las primeras entidades en tipificar el feminicidio, en el estado no se cuenta ni con protocolos ni con la elaboración y aplicación de la obligatoriedad en sus marcos locales. Desde la aprobación de la Ley para Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres para el estado de Tamaulipas en 2011 hasta enero de 2020, han ocurrido 1.049 asesinatos de mujeres, de estos únicamente han sido sancionados como feminicidio 27, es decir, el 3%

Tamaulipas ocupó en 2017 y 2018, el quinto lugar en homicidios dolosos de mujeres a nivel nacional. En 2020, hasta el mes de octubre se habían contabilizado 56 asesinatos de mujeres y niñas y, de acuerdo con la información recogida por CICADES en las fuentes oficiales ya mencionadas, el 37% de estos fueron perpetrados por personas del círculo más cercano de las mujeres, es decir, parejas, ex parejas, familiares, amigos y otras personas conocidas. Hasta enero de 2021 habían sido cometidos 8 asesinatos de mujeres con una tasa de 0.43 por cada 100,000 mujeres, colocando a la entidad en el décimo lugar, por encima de la media nacional. En ninguna de estas cifras se incluyen otras muertes violentas como el suicidio.

Comparte esta experiencia

Descubre más experiencias de nuestras colaboradoras