Participación paritaria en municipios de Morelos, elección local 2014-2015

Esta experiencia va dirigida a la temática:
Género y acceso, promoción y liderazgo de las mujeres en espacio Público-Político y Empresarial

En las elecciones «intermedias» del 2014-2015, la suscrita militaba en partido político cuando me enteré de que la convocatoria interna contemplaba postular mujeres «obligatoriamente» a cargos de elección popular, obviamente la convocatoria no era clara ni precisa y su difusión era mínima; por lo que, al tenerla en mis manos, comprendí que yo, cumplía con todos los requisitos para, decidí hacerlo. En esa época se estilaba, que como precandidata/o tenías que ir acompañada de un «equipo o grupo» que respaldara tu precandidatura en las elecciones internas, así que me acerqué con 2 o 3 equipos para exponerles mi deseo a participar y todos los equipos/grupos me tildaron de «loca» nadie me dio su respaldo, ni siquiera «amigas» del partido se quisieron registrar conmigo como suplentes!

Cabe destacar que la suscrita es abogada, y en ese tiempo era corporativista y hacia mis pininos en la materia de transparencia y acceso a la información pública; además desde estudiante era una convencida del Estado democrático de Derecho, pero el feminismo como corriente política ideológica aún no se presentaba en mí, a pesar de impulsar y defender férreamente al interior del partido las cuotas de género y las acciones afirmativas.

Por lo que aún con opiniones en contra y sin respaldo político de ningún grupo o individua/o, decidí registrar mi precandidatura a Sindica Municipal por Cuernavaca, Morelos.

Esa primera decisión/acción es la que marco el parteaguas de mi participación en la paridad electoral en Morelos, ya que a pesar de que la convocatoria no era clara, ni precisa ni mucho menos contaba con la mínima difusión, además no contaba con ningún apoyo partidario, prácticamente sólo mi familia en ese primer momento fue mi apoyo y sostén en todo! 

Una vez registrada la precandidatura, lo que siguió fue un cumuló de acciones, en primer lugar, sostuve mi decisión a participar a pesar de las presiones partidarias y políticas, del menosprecio, la burla social, comunitaria, partidaria, política y por supuesto de la violencia política basada en el género por mi condición de mujer, que tiene como intersección ser de clase media-baja y color de piel morena.

 Superado el primer desafío y firme en mi convicción, luego de buscar alianzas, ¡estas se fueron dando! logrando conjuntar esfuerzos entre diversas actoras y actores estratégicos tanto partidarios, políticos, sociales y sobre todo mujeres organizadas en la sociedad civil.  Un primer acierto y logro fue que unimos esfuerzos dos compañeras que nos habíamos registrado para las candidaturas paritarias a nivel municipal, coincidiendo en mantener una postura firme y en unidad; un segundo paso, con las y los aliados, identificamos a más compañeras registradas en el mismo ámbito municipal, a la par se tejieron alianzas con mujeres estratégicas que impulsaban la paridad desde la sociedad civil, así se fue armando un movimiento feminista políticos social.

Lo que siguió después, fue una lucha de derechos contra los privilegios, el principal desafío, fue enfrentar el patriarcado en todas las capas sociales, políticas, comunitarias, públicas, privadas que movieron y articularon una «maquinaria» una verdadera «red de complicidades» que no importando el sexo/género defiende, tolera, acepta y consiente el sistema patriarcal. 

 

Comparte esta experiencia

Descubre más experiencias de nuestras colaboradoras